Restituir las cosas públicas

MTP Tapa Libro

 

HACIENDO LAS COSAS PÚBLICAS


Atmósferas de Democracia

 Bruno Latour y Peter Weibel

Este libro de 1027 páginas que describe la exposición Haciendo las Cosas Públicas [Making Things Public] aborda el reto de renovar la política, aplicando a la misma el espíritu del arte y la ciencia. Esta insólita muestra se basa en la exposición Iconoclash (ZKM 2002), que trata la crisis de representación en el arte, mientras Haciendo las Cosas Públicas aborda el problema de la representación en la política. En este proyecto pionero más de un centenar de artistas, científicos, sociólogos, filósofos e historiadores vuelven a explorar el concepto de «política». En una época donde mucha gente duda y le desespera la política, es esencial no entretenerse con respuestas políticas a los problemas contemporáneos, sino qué es lo que realmente constituye la política es lo que debería ser planteado nuevamente.

Quizás valga la pena señalar que una de las obras más influyentes de la filosofía de la política, el Leviathan (1651) de Thomas Hobbes, no comienza como un tratado político, sino con un esbozo de estética: «Naturaleza (el arte con que Dios ha hecho y gobierna el mundo) es el arte del hombre, como en muchas otras cosas, así que en esto también imitó, que puede hacer un animal artificial». Hobbes aglutina las tres formas de representación que normalmente se mantienen separadas, es decir, la ciencia que representa la naturaleza y las cosas; la política, que representa a las personas, y el arte, que representa la conjunción de las personas y las cosas. Este es precisamente el enfoque que se ha adoptado en esta obra.

Nos hemos acostumbrado a un concepto de democracia en la que el único foco está en una forma de representación, es decir, la representación de las personas o de los intereses de las personas, cuyos conflictos se resuelven en el parlamento. Así que cuando pensamos en la democracia pensamos automáticamente en una democracia representativa. La nueva concepción de la política que aquí se presenta es no hacer la vista gorda a las estrategias de representación del arte y la ciencia. Al contrario, ampliamos a las técnicas anteriores de representación política agregandoles el arte y la ciencia. En lugar de buscar una mayor democracia sólo en el ámbito de la política profesional, llamamos la atención en las nuevas condiciones atmosféricas de la democracia, a un complejo conjunto de tecnologías, interfaces, plataformas, redes y medios de comunicación que permiten a las cosas a hacerse públicas.

En otras palabras, volvemos a las cosas de la naturaleza, de la gente y del arte que constituyen la política y preguntarnos que estas cosas son en realidad. Nos preguntamos cómo las cosas surgen y se hacen públicas. ¿Cuáles son las cosas públicas, res publicae? Una república?

Este libro desarrolla la exposición en 15 áreas temáticas. Se inicia con una sección titulada No más Política, por favor !!! y luego pasa a examinar las formas de asambleas que se encuentran en otras culturas. El tema de la exhibición, de agrupar, es crucial para el Puzzle de los Cuerpos Compuestos y El Buen y el Mal Gobierno. En la Asamblea de las Asambleas los visitantes pueden ver que hay muchos otros tipos de asambleas que no son de carácter político en el sentido tradicional, sino donde se forma un público en torno a cosas tales como laboratorios de ciencias, proyectos técnicos, supermercados, estadios, bolsas e iglesias - La Plaza del Mercado es un Parlamento, también. Lo mismo se aplica a las cuestiones controvertidas relativas a los recursos naturales como ríos, paisajes, animales, temperatura y el aire - Los Parlamentos de la Naturaleza. Todos estos fenómenos han dado lugar a un conjunto desconcertante de técnicas de representación que han creado el paisaje político real en el que vivimos, respiramos y discutimos. Pueden ser ensambles, pero pueden ser convertidos en reales asambleas?

Luego se muestra que los Parlamentos, son también, Complejas Tecnologías. En lugar de decir que votando, hablando, discutiendo y decidiendo son piezas pintorescas de la maquinaria, el visitante/lector comienza a considerarlos con gran respeto debido al conjunto delicado de sus mediaciones frágiles. En lugar de buscar la democracia sólo en la "esfera" oficial de la política profesional, otro apartado llama la atención sobre las nuevas condiciones que permiten a las cosas hacerse públicas (No Mediación, No Representación). El siguiente paso lógico es imaginar lo que las asambleas representativas podrían llegar a ser si tan sólo pudieran beneficiarse de todas las técnicas de mediación consideradas anteriormente. Así que los visitantes entran en la última parte de la exposición, donde se pueden imaginar el futuro de la política por el desarrollo de Nuevas Pasiones Políticas.

Después de haber leído esta obra, habrá quedado claro a los lectores que el repertorio de actitudes y pasiones exhibidas en esta muestra que se asocian generalmente con la toma de una posición política es demasiado estrecho. Hay muchas otras maneras de reaccionar políticamente en otras tradiciones no occidentales, en las antiguas filosofías políticas, en la ciencia y tecnología más moderna, en los nuevos espacios basados ​​en la web y en los instrumentos de representación, del que los parlamentos son sólo una parte. ¿Por qué no intentar una "democracia orientada a objetos" y "volver a las cosas"?

Durante su estadía, los visitantes/lectores han dejado al público fantasma muchas huellas para ser activadas y, a su vez, le han dejado algunas rastros. Sin darse cuenta plenamente, se han convertido a la vez en actores, y la pantalla de, una obra invisible de arte que ha tratado de poner la carne sobre los huesos del nuevo cuerpo político. Explorar colectivamente las consecuencias imprevistas e inesperadas de nuestras acciones es la única manera, en las palabras del gran filósofo norteamericano John Dewey, «para que el público pueda serlo». Esto es precisamente lo que ZKM ha intentado hacer con los visitantes de este espectáculo: volver a instalarlos y hacerlos parte de una cosa totalmente nueva.



Un Parlamento de Parlamentos Cómo vencer la crisis de representación.

Restituir las cosas públicas

1ra Parte

2da Parte

 

Una exposición para el ZKM (Centro de Arte y Media-tecnologica) de Karlsruhe Previsto para 2004 (Título y fechas son provisionales.)

Curadores: Peter Weibel & Bruno Latour; comisionados contribuyentes: lista a ser definida; Primera proposición: llamado de ideas

Contacto: en ZKM: Sabine Himmelsbach (dirección del departamento de exhibición), Margit Rosen; en París: Valérie Pihet.